Qué es un Trastorno Obsesivo Compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo, también conocido como TOC, es un trastorno mental que se caracteriza por la experimentación repetida y persistente de obsesiones, compulsiones o ambo síntomas.

Según la OMS, está dentro de las 20 enfermedades más incapacitantes, ya que implica un enorme grado de sufrimiento y es muy invasivo para quién lo padece y a menudo para los que conviven con la perdona afectada.

Lo sufre el 2,5% de la población y suele ser ligeramente superior en las mujeres, pero en hombre tiende a aparecer antes. También diferenciamos que las mujeres suelen tener más obsesiones de tema contaminación y limpieza y los hombres más de tipo lo sexual y mágico.

Un poco de historia

La palabra obsesión es utilizada por primera vez en su sentido actual por Watburgen en 1799. La primera descripción del cuadro que actualmente se define como TOC fue en 1938 corresponde a Esquirol. La obra de Janet sobre las obsesiones y la psicoastenia (1903) fue importante en el estudio de estos trastornos. Y a comienzos del s.XX surgieron las teorías psicológicas de la neurosis obsesiva-compulsiva, que con los escritos de Freud se conceptualiza la neurosis obsesiva como derivado de los conflictos inconsciente. A partir de la década de los 50, con la aparición de la terapia conductual, las teorías del aprendizaje utilizadas para las fobias se aplicaron al TOC. Hoy en días, se encuentran dentro de los trastornos del espectro obsesivo-compulsivo junto con otros ocho trastornos más.

Qué son las obsesiones

Es el síntoma fundamental de TOC, consiste en la intrusión en el flujo normal de la consciencia de pensamientos, dudas, sensaciones, imágenes o impulsos con contenidos desagradables, inoportunos y no deseados.

Sus características son la intrusividad, recurrencia, inaceptabilidad o inoportunidad, irracionabilidad y la incontrolabilidad.

Los temas de las obsesiones son muy variados y no siempre resultan extraños, absurdos o imposibles, incluso la mayoría de las personas los experimentan en algún momento de su vida sin llegar a ser incapacitantes, los más comunes son:

  •  Agresión o daño hacia uno mismo o hacia otros.
  • Comportamientos o actos sexuales no congruentes con lo deseado o valorado como normativos por la persona.
  • Ideas en contra de los propios valores morales, éticos o religiosos.
  •  Dudas de diversos tipo: existenciales, sobre relaciones personales, sobre sí mismo, religiosas, etc.
  •  Temores de contaminación y enfermedad (por contacto físico o contaminación mental)
  •  Miedo a errores y necesidad de comprobar.
  • Búsqueda de orden y simetría.
  •  Pensamientos mágicos o supersticiosos.
  • Temor a desprenderse de objetos.
  • Sensaciones de inacabado, incompleto, o de que “algo no está bien”

La mayoría de las personas con TOC (en torno al 81% de ellas) experimentan varias de estas modalidades de obsesiones en la evolución del trastorno.

Qué son las Compulsiones

Es un comportamiento repetitivo que se lleva a cabo de manera más o menos ritualizada, como respuesta a una obsesión y con la finalidad de atenuar el malestar provocado por ésta.

Forman parte de un conjunto más amplio de comportamientos denominados “estrategias de neutralización” que pueden ser observables o encubiertos.

Las compulsiones más comunes son:

  • Lavado o limpieza
  • Comprobación
  •  Orden y simetría
  • Repetición
  • Acumulación
  • Búsqueda de reaseguro

Las personas con TOC que utilizan estrategias encubiertas, es decir, que realizan la compulsión mentalmente (rezando, contando, etc…), experimentan más síntomas emocionales negativos (culpa, tristeza, vergüenza) y mayor intensidad al experimentar las obsesiones. Además, interpretan peor sus obsesiones.

Las personas que emplean estrategias observables experimentan mayores niveles de ansiedad cuando tienen obsesiones, pero no les suelen atribuir un contenido ilógico, absurdo o irracional.

Las estrategias encubiertas responden peor al tratamiento y son susceptibles de mayores recaídas , ya que tienen dificultades para darse cuenta y comunicar el uso de estas estrategias y para el tratamiento es imprescindible detectarlas para tomar consciencia de ellas y puedan ser trabajadas.

Las compulsiones no son la única estrategia de neutralización, la evitación está presente de forma activa o pasiva de lugares, objetos o personas que la persona con TOC piensa que puede activar sus obsesiones y compulsiones.

Otros trastornos pueden aparecer en personas con TOC

Las personas que padecen TOC pueden llegar a desarrollar una depresión, ya que es un trastorno “depresógeno” y se estima que entre un 30-50% de los pacientes con TOC sufra un episodio depresivo mayor o una distimia.

También tiene riesgo de sufrir algún tipo de trastorno de ansiedad (30-34%), siendo los más frecuentes: la fobia social, el trastorno de ansiedad generalizada y la fobia específica.

Por último, la mayoría de las publicaciones indican que gran parte de los pacientes con TOC presentan algún trastorno de la personalidad asociado, siendo los más frecuentes el dependiente (10-20%), el evitativo (30%) y el histriónico (5-25%).

Tratamiento del TOC

Lo más importante es que si piensas que puedes estar sufriendo este tipo de trastorno acudas pronto al profesional, ya que un tratamiento precoz ayudará a una mejor recuperación.

También debemos partir de la base que el TOC se considera un trastorno crónico y que el tratamiento irá enfocado a paliar ese malestar y reducir las compulsiones.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Será el tratamiento de elección. En primer lugar se detectarán y evaluarán los síntomas a través de entrevistas, historia clínica y autoinformes. Con esta información ya podemos enseñar diferentes estrategias para pensar, comportarse y reaccionar de manera diferente ante las obsesiones. Una estrategia específica para tratar el TOC es la exposición con prevención de respuesta, que implica exponer de forma gradual los miedos y obsesiones, aprendiendo a lidiar poco a poco con la ansiedad que causan.

Medicación

A veces es necesaria la ayuda de antidepresivos, esta decisión la deben tomar expertos en salud mental, tanto a la hora de prescribirlos como a la hora de retirarlos en el momento adecuado.

Si tiene alguna duda, o piensas que puedes padecer trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o algún otro trastorno mental y necesitas nuestra ayuda, póngase en contacto en nuestra clínica en Málaga.

Publicado 

Categorías

Contenidos:

Consulta telefónica gratis

Si tienes alguna dolencia y no sabes cómo podemos ayudarte, reserva una consulta telefónica gratuita y habla directamente con nuestro equipo de fisioterapeutas. No te quedes con ninguna duda.