Ciática: Diagnóstico y tratamiento

Ciática, diagnóstico y tratamiento

El tema de las ciáticas da para dos artículos, porque hay mucha información que transmitir. Tras el artículo anterior dónde se describió qué es una ciática, debemos hacer un post específico sobre el diagnóstico y el tratamiento. Es clave que el paciente conozca bien toda la información para facilitar su recuperación: el conocimiento es poder.

Diagnóstico en la ciática

Aquí debemos diferenciar entre el diagnóstico funcional y el diagnóstico por imagen. No siempre es necesaria la imagen para empezar un tratamiento conservador, aunque en caso de tenerlo puede dar una información muy útil. Si el paciente padece síntomas de dolor muy intensos, pérdida de fuerza o impotencia funcional, podríamos estar ante un caso severo. Por lo tanto, en estas situaciones, antes de realizar ninguna intervención, deberá ser diagnosticado por un facultativo.

La primera prueba por imagen que suele prescribirse es la radiografía, en la cual podemos observar cambios estructurales a nivel vertebral (artrosis, desplazamientos vertebrales como la espondilolistesis, estrechamientos del espacio entre discos, rectificaciones, posibles atrapamientos nerviosos en su salida de la columna…). Si hay sospecha de una hernia o en casos en los que se quiera obtener más información, se recurrirá a la Resonancia Magnética. Con la RM contaremos con una información mucho más detallada del estado de la columna lumbar.

Las pruebas funcionales más utilizadas son:

  • Maniobra de Lasègue: consiste en tumbar al paciente y colocar la pierna estirada en posición de flexión de cadera. En caso de reproducir el dolor estaremos ante una ciática. Sin embargo, existen muchos falsos positivos en esta maniobra, por lo que su resultado no es totalmente fiable (enlace para saber más)
  • Valoración de la sensibilidad en busca de regiones de la piel que estén entumecidas.
  • Valoración de la fuerza: la pérdida de respuesta muscular es un factor que aparece en ocasiones cuando existe patología del nervio ciático.
  • Exploración de los reflejos: esta prueba es muy conocida y consiste en golpear el tendón rotuliano (rodilla) con un martillo. La ausencia de reflejo es un síntoma que aparece en la ciática algunas veces.

Tratamiento de la Ciática

Tratamiento en la ciática

Lógicamente, el tratamiento de la ciática dependerá del grado de intensidad de la dolencia y del origen concreto.

De cualquier manera, si has leído algunos artículos de nuestro blog, sabrás que nuestra filosofía es valorar la función en primer lugar, detectar las falla e intentar recuperar aquellos factores funcionales deficientes. A continuación vamos a describir a grandes rasgos cuáles son las principales herramientas con las que contamos los fisioterapeutas:

Trabajo de la movilidad: uno de los aspectos más importantes es la recuperación de la movilidad tanto a nivel lumbar como pélvico, cadera, incluso la capacidad de deslizamiento del nervio ciático en su recorrido. Para ello podemos apoyarnos en técnicas como la osteopatía, la terapia manual, la neurodinamia… Pero como factor primordial está la realización de ejercicios diarios de movilidad prescritos por tu fisioterapeuta y las pautas de prevención postural.

Incremento de la función: según la evaluación previa debemos prescribir pequeños ejercicios funcionales para mejorar la estabilidad y la fuerza de la región lumbo-pélvica. Estos se adaptarán a las capacidades del paciente e irán incrementando su dificultad en función a la progresión. Será variados e irán encaminados a trabajar distintas capacidades: fuerza, resistencia, coordinción…

Reducción del síntoma: obviamente debemos dedicar una parte del tratamiento a reducir lo antes posible el dolor. Si bien es cierto que lo anteriormente descrito ayudará a controlar el síntoma y a mejorar la función, el fisioterapeuta cuenta con herramientas cuya finalidad es acelerar la recuperación de los tejidos y la disminución del dolor: masaje, estiramientos, técnicas miofasciales y fisioterapia avanzada (radiofrecuencia, neuromodulación del nervio ciático, láser, magnetoterapia de alta intensidad…)

Por lo tanto, como siempre decimos, el abordaje de la patología debe ser específico y personalizado para cada paciente.

Pronóstico de la ciática

Al tratarse de un proceso patológico de gravedad variable, su pronóstico también será incierto. La evolución suele ser favorable cuando se evalúa correctamente y se siguen las pautas necesarias para mejorar la función y la sintomatología.

Normalmente, requiere de seguimiento por parte del fisioterapeuta en varias sesiones en las cuales se trabajará sobre el síntoma y se irán modificando las pautas de ejercicios a ejecutar por el paciente. Aunque, como dijimos con anterioridad, depende claramente de la gravedad de la causa y de la intensidad de los síntomas.

En los casos más graves, en los que hay pérdidas completas de fuerza, función y dolor limitante, el paciente necesitará de un seguimiento médico y un tratamiento medicamentoso. Incluso puede ser necesaria una intervención quirúrgica si las pruebas médicas determinan que es el mejor camino.

Lo más importante es que, en el caso de sentir algún síntoma a nivel lumbar o un dolor referido en la cara posterior del muslo, te dirijas a un profesional de salud que pueda orientarte en tu proceso patológico. Una rápida intervención es un factor determinante en el pronóstico.

Para cualquier consulta, visita nuestra clínica de fisioterapia en Málaga. Estaremos encantados de darte toda la información que necesites sobre este tema o sobre cualquier otro.

Publicado 

Categorías

Contenidos:

Consulta telefónica gratis

Si tienes alguna dolencia y no sabes cómo podemos ayudarte, reserva una consulta telefónica gratuita y habla directamente con nuestro equipo de fisioterapeutas. No te quedes con ninguna duda.