Ictus: Síntomas y cómo prevenirlo

Qué es un ictus y como identificarlo

Qué es un ictus o accidente cerebrovascular

El ictus o accidente cerebrovascular, es el daño cerebral adquirido predominante, donde muchos profesionales tienen presencia en su recuperación: neurólogo, neuropsicólogo, psicólogo, fisioterapeuta, logopeda y trabajador social.

Es una enfermedad cerebrovascular que se produce cuando hay una rotura u obstrucción de una de las arterias cerebrales.

Según la sen, la prevalencia del ictus aunque ha disminuido en los últimos años, continúa siendo muy elevada, incluso habiendo experimentado una mejoría del control de los factores de riesgo cardiovascular e hipertensión arterial. El ictus constituye la tercera causa de mortalidad en la población española.

La incidencia  es de 200 casos cada 100.000 habitantes aproximadamente, y supone más de 2.000 casos nuevos al año.

Tipos de ictus

  1. Ictus hemorrágico o derrame cerebral: el provocado por la rotura de una arteria.
  2. Ictus isquémico o infarto cerebral: es el más común y es provocado por un la obstrucción de la arteria, lo que hace que el flujo sanguíneo sea deficiente en esa parte del cerebro.
Qué es un ictus y qué lo provoca

¿Cómo te avisa un ictus?

Los síntomas que aparecen cuando estás sufriendo un ictus son:

  • Hormigueo en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
  • Dificultad para hablar, leer o atender.
  • Distorsión o pérdida de la visión de uno o dos ojos.
  • Dolor de cabeza intenso, repentino, sin causa conocida.
  • Pérdida de equilibrio y coordinación.
  • Confusión: estado emocional parecido a la embriaguez.
Síntomas de un ictus

Suele tardar varias horas, incluso hasta siete días, en desarrollarse y en este tiempo denominado ventana terapéutica es un momento clave para evitar o minimizar el daño cerebral.

¿Qué secuelas deja un ictus?

Las secuelas de un ictus varían según la localización de la extensión dañada, las más comunes son:

Físicas

  • Pérdida de fuerza
  • Falta de coordinación o pérdida del control de movimiento.

Cognitivas

Todas las funciones cognitivas pueden verse afectadas provocando:

Amnesia: no poder aprender información nueva o recordar la ya aprendida.

Apraxia: incapacidad para poner en marcha secuencias de movimientos con una intencionalidad, cuando no existe un problema motor que lo impida.

Déficit de atención: deterioro sobre los procesos atencionales.

Síndrome disejecutivo: afectación de las funciones ejecutivas ( conjunto de habilidades cognitivas que permiten la anticipación y el establecimiento de metas, la formación de planes y programas, el inicio de las actividades y operaciones mentales, la autorregulación de las tareas y la habilidad de llevarlas a cabo eficientemente)

Agnosia:  dificultad para percibir imágenes, caras, sonidos, sensaciones, incluso cuando sus órganos se encuentran intactos

Afasia: uno de los síntomas más comunes y visibles a nivel cognitivo del paciente que ha sufrido un ictus, la persona puede encontrar dificultad en el entendimiento del lenguaje o en su producción.

Emocionales y comportamentales

Ansiedad y depresión: pueden ser consecuencia directa de la lesión o producirse por las circunstancias complejas y difíciles a las que se enfrenta una persona que ha sufrido un accidente cerebrovascular.

Agresividad/irritabilidad: puede ocurrir que estas personas hagan comentarios hirientes a las personas que les rodean y tener actitudes y reacciones desproporcionadas con ellos que son fruto de los daños causados y/o por la frustración que conlleva todas las secuelas de un ictus. Tenemos que tener en cuenta que la vida de la persona cambia radicalmente de la noche a la mañana.

Incontinencia emocional: dificultad para regular y expresar las emociones. Pueden ser inadecuadas en frecuencia, intensidad y duración, o bien que la emoción no concuerde con el contexto en el que se encuentra.

Desinhibición: comportamientos que no están bien vistos en determinados contextos o van contra las normas.

Anosognosia: falta de conciencia sobre la discapacidad que se sufre.

Secuelas de un ictus

Rehabilitación de un ictus

Como hemos comentado al principio, la rehabilitación del ictus necesita de varios profesionales, que trabajando conjuntamente la recuperación se puede acelerar.

La rehabilitación siempre buscará la minimización de los déficits provocados y facilitar su integración social. Es un proceso que necesitará de la colaboración tanto del paciente como de los familiares, que tendrán un papel esencial en la recuperación de la persona que ha sufrido el ictus.

En nuestro caso abordaremos tanto la rehabilitación neurocognitiva y el tratamiento psicológico. El neuropsicólogo se encargará de la parte cognitiva, haciendo una buena evaluación de las funciones cognitivas superiores que tiene afectadas y llevando a cabo una rehabilitación de esas funciones y preservando las que no han sido dañadas.

Con respecto a los aspectos emocionales, el psicólogo a través de la psicoterapia adaptada a la persona, la ayudará a reconocer, expresar y controlar los sentimientos y emociones que le sobrevienen en su vida diaria.

Prevención del ictus

  • Dieta equilibrada: el consumo de frutas, verduras y pescados disminuye el riesgo de sufrir un ictus
  • Ejercicio físico: es recomendable realizar ejercicio físico al menos tres días a la semana durante 30 minutos. Buscar un ejercicio que te guste practicar hará que tengas más adherencia y sea más fácil realizarlo.
  • Moderar consumo de alcohol.
  • Evitar el tabaco: una persona fumadora tiene el doble de riesgo de sufrir un ictus.
  • Evita estrés.
  • Realizar revisiones médicas: realizar análisis del colesterol, triglicéridos, azúcar mantener controlada la tensión arterial hará que tengas menos probabilidades de sufrir un ictus.

Si tienes alguna duda, tienes a alguien cercano que haya sufrido un ictus o tenga algún otro problema psicológico o cognitivo, póngase en contacto con nosotros en nuestra clínica en Málaga

Publicado 

Categorías

Contenidos:

Consulta telefónica gratis

Si tienes alguna dolencia y no sabes cómo podemos ayudarte, reserva una consulta telefónica gratuita y habla directamente con nuestro equipo de fisioterapeutas. No te quedes con ninguna duda.