Ira y Trastorno Explosivo Intermitente

agresión verbal en la ira

El Trastorno Explosivo Intermitente (TEI), es un trastorno externalizante que se caracteriza por episodios repetidos y repentinos de conductas agresivas, ira, producidos por la imposibilidad de controlar los impulsos.

Estos arrebatos provocan angustia, malestar y tiene un impacto negativo en la vida de la persona, a nivel trabajo/escuela y en las relaciones, llegando a tener problemas legales.

El TEI suele comenzar en la infancia a partir de los 6 años o durante la adolescencia. Es un trastorno de curso crónico, pero los síntomas pueden ir disminuyendo con la edad. Es más común en hombres.

Hablemos de la ira

Antes de meternos en los síntomas y las causas de este trastorno, vamos a definir que es la ira.

La ira es una emoción, que se caracteriza por una subida repentina del ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de adrenalina y noradrenalina.

Surge ante situaciones que percibimos amenazantes (inseguridad, miedo o amenaza) o sentimos frustración.

La ira está relacionada con el impulso agresivo, que se manifiesta como respuesta que emite el cerebro cuando quiere atacar o huir del peligro. Esta respuesta impulsiva lleva a que no seamos capaces de razonar.

Distinguimos varios tipos de ira:

IRA POR IMPULSO/DEFENSA

Aparece cuando se percibe algo que te enfada y se responde de manera inmediata y automática. Luego puedes sentir culpa por la respuesta que has manifestado. Por ejemplo: responder ante un insulto.

IRA REPRIMIDA 

Este tipo tarde o temprano se convierte en una explosión de ira, ya que vamos aguantando nuestro enfado y cuando no podemos más explotamos y nuestras emociones se desbordan, pudiendo tener consecuencias más negativas de las que podrían haber sido si manifestamos nuestro enojo en el momento adecuado. Además durante el tiempo que estamos guardando la ira nos causa malestar a nosotros mismos (ansiedad, angustia, sentimientos de incomprensión…)

IRA POR FALTA DE SATISFACCIÓN DE NECESIDADES 

Esta es muy común en los niños pequeños cuando no consiguen lo que necesitan, también se manifiesta cuando tenemos alguna necesidad básica (sed, hambre, sueño…).

IRA ESPONTÁNEA
Este tipo se puede considerar el paso previo al trastorno explosivo intermitente. La ira espontánea aparece cuando algo nos daña y actuamos en respuesta a ello, es decir, tiene un motivo al contrario que el trastorno explosivo intermitente que la ira es espontánea pero no está justificada.

Podemos encontrar la ira en distintos problemas psicológicos como pueden ser: Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad, Trastorno Bipolar, Esquizofrenia, Depresión, Abuso de alcohol, Duelo, Trastorno Explosivo intermitente, Trastorno de la Conducta y Trastorno Negativista Desafiante.

agresión verbal en la ira

Síntomas del Trastorno Explosivo Intermitente

Arrebatos en el comportamiento que refleja la falta de control de impulsos, pueden ser de dos tipos:

Agresión verbal (berrinches, peleas verbales…) o agresión física contra la propiedad, los animales u otros individuos. La agresión física no provoca daños ni destrucción de la propiedad, ni provoca lesiones físicas.

Arrebatos de comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con lesiones.

La magnitud de estos síntomas suelen ser desproporcionados con respecto a la provocación del factor desencadenante. Estos arrebatos son impulsivos, no hay nada premeditado.

La persona no aspira a cumplir objetivos con los arrebatos de ira, sino que son fruto del estado emocional alterado que no se puede explicar por el consumo de sustancias, ni por otro trastorno o enfermedad.

¿Qué marca la diferencia en este trastorno? Las personas encolerizan por motivos que para el resto de la población no sería un motivo para enfadarse con esa magnitud.

Causas del Trastorno Explosivo Intermitente

Como en la mayoría de los trastornos mentales, no se conoce la causa exacta del trastorno, pero probablemente se deba a la interacción de factores biológicos y ambientales.

GENÉTICA: es posible que exista un componente genético que se trasmita de padres a hijos.

AMBIENTE: es posible que las personas que desarrollan este trastorno se hayan criado en un ambiente donde los comportamientos explosivos, el abuso verbal y/o físico fuera normal, ya que la exposición a este tipo de comportamientos puede dar lugar al desarrollo de los mismos cuando van creciendo.

FUNCIONAMIENTO CEREBRAL: existe la posibilidad que haya estructuras del cerebro y funciones alteradas en el TEI. Por ejemplo: las personas ton TEI presentan una reducción en los lugares de unión del transportador de serotonina.

¿Qué diferencia al Trastorno Explosivo Intermitente del Trastorno Negativista Desafiante?

Estos dos trastornos parecen que son casi iguales, pero tienen diferencias bastante considerables.

En el TEI el enfado no es recurrente, algo está estresando al individuo, le sobreviene el arrebato, más tarde le da una bajada de ánimo y suelen referirse al periodo de ira de múltiples maneras (haciendo un chiste de ello, arrepentido, quitando importancia al suceso, llorando…). En cambio, en el TND el enfado SI es recurrente, son más prolongados en el tiempo y tienen una lógica (quiero hacer algo y como no puedo exploto, después me calmo y lloro).

Los TEI pueden olvidar los arrebatos de ira y por qué los tuvieron, sin embargo, los TND no olvidan el motivo de su enfado.

El TND el arrebato va con una intención final, y el TEI no hay un objetivo que quiera conseguir, simplemente explota porque algo le ha molestado.

El TEI va a por lo que tiene delante sin elección, en cambio, el TND no pega, no va a por la persona o los objetos que tiene delante cuando está enojado.

Por último, el TND es más estratégico, por todo lo que hemos dicho anteriormente, pretende un objetivo final.

Tratamiento del Trastorno Explosivo Intermitente

El tratamiento que se suele elegir es una combinación de terapia cognitivo-conductual acompañada de psicofármacos (normalmente estabilizadores del ánimo).

En psicoterapia abordamos problemas como el autocontrol, detección de situaciones y los estímulos desencadenantes de estas explosiones, habilidades de afrontamiento centradas en la asertividad, terapia familiar.

Si quieres más información o tienes problemas de control de la ira u otro problema psicológico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en nuestra clínica en Málaga.

Publicado 

Categorías

Contenidos:

Consulta telefónica gratis

Si tienes alguna dolencia y no sabes cómo podemos ayudarte, reserva una consulta telefónica gratuita y habla directamente con nuestro equipo de fisioterapeutas. No te quedes con ninguna duda.